En hombros de gigantes.

Hace unos años, concretamente 8, fui con mis padres a la ciudad de Valencia. Si no recuerdo mal era la primera vez que íbamos así que claro, fuimos a la Ciudad de las Artes y las Ciencias y allí había una exposición de frases célebres.

Habían muchas, sin embargo la que quedó marcada en mí hasta el día de hoy fue la que dijo Isaac Newton “Si pude ver más lejos fue porque subí a hombros de gigantes”

La verdad es que siempre me gustó esa frase, no sé por qué pero me gustó.

Días atrás esta frase resurgió de los escondites de mi memoria y me hizo reflexionar sobre lo importante que es subirse a hombros de gigantes, y pensé en todos los retos que había superado a lo largo de mi vida, hasta dónde he llegado y hacia dónde pretendo ir.

Llegué a la conclusión de que para mí, esos gigantes han sido y son mis padres.

No pretendo dar lecciones sobre cómo ser los mejores padres y madres porque evidentemente estaría pisando sobre terreno inexplorado para mí, pero puedo decir, desde mi experiencia como hija y, si me lo permites, como profesora de primaria que es fundamental que los padres y madres sean esos gigantes en quienes los hijos puedan subirse para ver más lejos.

Recuerdo que cuando tenía unos 16 años yo quería dejar de estudiar, quería dedicarme a…. no sé a qué realmente jajaja. El caso es que mis padres me insistieron para que no cometiera tal locura, gracias a Dios les hice caso y termine mis estudios. Si no hubiera sido por su perseverancia conmigo, por animarme, por permitirme subir a sus hombros para que mirara más allá de mis limitaciones jamás hubiera llegado donde estoy hoy. No digo que haya llegado a lo más alto, que sea una eminencia en mi campo, que sea una persona revelación, pero sí puedo decir que es más de lo que yo imaginé y eso ya es mucho.

Mis padres siempre me han apoyado y me han animado a luchar por mis sueños sin importar lo lejos que estén o lo duro que pareciera llegar a ellos; me han enseñado que hay que soñar en grande y que hay que mirar lejos; ellos me han enseñado que con esfuerzo, dedicación y perseverancia se puede lograr T.O.D.O. pero lo que más valoro es el tiempo que me han dedicado. Desde pequeña se preocuparon por estar involucrados en mi educación y no en dejar todo el peso de la misma a la escuela.

Recuerdo a mi madre y mi padre ayudarme hasta tarde para terminar alguna maqueta o crear algún material didáctico para poder aprenderme las dichosas fórmulas de trigonometría. No sólo hablaban “hija te apoyamos” sino que lo hacían.

Por toda esta experiencia que yo misma viví, creo que una buena forma de que los niños sean autónomos y capaces de realizar buenas decisiones es que los padres sean esos gigantes que ayuden a mirar más lejos a sus hijos.

Yo lo tengo claro, seré una gigante que permitiré que mis hijos se suban a mis hombros para que miren más lejos ¿y tú?

E.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s